Sobre el pasado de Almargen…

En el Centro de Interpretación de Almargen recibimos diariamente la visita de foráneos deseosos de conocer el famoso Ídolo de la Fertilidad, a menudo confiando en su “magia”. Les explicamos que la motivación que llevó a los pobladores de la Edad del Cobre a la elaboración de la pieza tendría que ver con sus creencias al respecto del origen y la reproducción de la naturaleza y todo lo que hay en ella.
La fertilidad de estas tierras y la abundancia de manantiales propiciaron los asentamientos desde hace miles de años y así ha seguido ocurriendo.
En el siglo XVIII se describían así estos parajes:
Los frutos más singulares de su terreno son el trigo, la cebada, las habas, el maíz, garbanzos, lino, semillas de algarroba y otras utilizadas como pienso. La fertilidad de esta tierra es admirable, como la pericia de sus agricultores; las cosechas son muy abundantes. Las huertas producen vituallas y frutas de exquisito sabor y se crían unas cebollas tan sabrosas y tan grandes que no las hay en muchas leguas de contorno…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *